De Assilah a Rabat

17 y 18 diciembre

La lluvia y el frío han sido los protagonistas de estos días.

Suerte que de noche disfrutamos de la calefacción que instaló nuestro amigo Isidro, de Molina de Segura, y nos mantiene en unos tropicales 24º.

La visita de Assilah pasada por agua, no nos permite disfrutar del lugar, así que seguimos ruta hacia el sur, hasta Larache. El tiempo sigue tonto, pero nos da una tregua para dar una vuelta por el puerto, y comer unas sardinas a la brasa. A las afueras de la ciudad hay una zona donde se podía  acampar libremente, pero ahora hay que pagar. Allí pasamos la noche y aprovechamos para acabar de revisar la instalación eléctrica del camión.

Por la mañana el tiempo no ha cambiado mucho y vamos directos a Rabat, donde “acampamos” en el mismo centro de la ciudad. Donde un “guardien de la voiture” nos vigila el camión.

 

© 2020 Ignasi Rovira